Lo mejor de la información de México y el mundo
Facebook POSTA header X POSTA header Instagram POSTA header Youtube POSTA header TikTok POSTA header
Internacional

Papa Francisco: jueves santo en el Vaticano

El 28 de marzo de 2024, El Papa Francisco asistió a la cárcel de mujeres Rebibbia, en Roma. El Papa les lavó los pies a 12 reclusas y le regalaron un rosario fabricado por las internas.

Papa Francsico en lavatorio de pies. Foto tomada de: (Instagram) @vaticannews
Papa Francsico en lavatorio de pies. Foto tomada de: (Instagram) @vaticannews

Publicado el

Por: María Sosa

ROMA, Italia.- El Papa Francisco, asistió a la cárcel femenina de Rebibbia, en Roma, el Santo Padre convocó a una asamblea formada por reclusas y personal penitenciario este 28 de marzo 2024.  El Papa recordó en su homilía de la Misa, que, con el gesto del lavatorio de los pies, Jesús nos hizo comprender la vocación de servicio y ante la traición de Judas nos recuerda que Dios perdona todo, siempre. 


El Papa Francisco mencionó que “Jesús perdona todo. Jesús perdona siempre. Sólo pide que le pidamos perdón”, esto sucedió en su breve homilía de la Misa “in Coena Domini” este 28 de marzo, jueves santo. El evento se celebró en la sede de un penitenciario romano, bajo una carpa en el patio de la prisión. Así, el Santo Padre presidió la misa de la Cena del Señor en presencia de 200 personas. Acudieron reclusas, ex reclusas, personal penitenciario y algunas familias. La cárcel de mujeres de Rebibia cuenta con 370 reclusas. 

El Papa llegó a la cárcel por la tarde y saludó a las mujeres de la asamblea, antes de colocarse junto al altar dispuesto para la ocasión. Tras leer el Evangelio de San Juan sobre la Última Cena de Cristo, Francisco recalcó que Jesús 'no vino a ser servido, sino a servir'. Francisco sugirió que Jesús nos enseña el camino del servicio. 

Lavatorio de pies

Tras la homilía, el Papa procedió a lavar los pies de doce reclusas, de entre 40 y 50 años, de varias nacionalidades diferentes: Italia, Bulgaria, Nigeria, Ucrania, Rusia, Perú, Venezuela y Bosnia. A continuación, monseñor Diego Ravelli, Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias, ofició la misa.

Además, el Papa reiteró su invitación a pedir la gracia y nunca cansarnos de perdonar.

Es un gesto que llama la atención sobre la vocación de servicio. Pidamos al Señor que nos haga crecer, a todos, en la vocación de servicio. Pidamos hoy al Señor la gracia de no cansarnos. Siempre, todos tenemos pequeños fracasos, grandes fracasos, cada uno tiene su propia historia. Pero el Señor siempre nos espera, con los brazos abiertos, y nunca se cansa de perdonar

Papa Francisco , 

Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano .


Al concluir el Papa retomó el tema de la vocación de servicio. Así, la celebración terminó con unas palabras de agradecimiento de Nadia Fontane, la directora del reclusorio. Tras el discurso de Fontane, se entregó al Papa una cesta con alimentos elaborados por las mujeres de la cárcel: un rosario con los colores del arco iris y dos estolas. El Santo Padre regaló un cuadro de la Virgen María a la cárcel de Rebibbia.

Ver nota:
Celebra Papa Francisco el Domingo de Ramos en el Vaticano


Noticias Relacionadas