Lo mejor de la información de México y el mundo
Facebook POSTA header X POSTA header Instagram POSTA header Youtube POSTA header TikTok POSTA header
México

Sorpresa electoral en Francia: izquierda y Macron superan a la ultraderecha

Contra todo pronóstico, la izquierda y el bloque macronista se imponen en Francia, desplazando a la ultraderecha de Marine Le Pen al tercer puesto en las legislativas.

Personas reaccionan a los resultados de las elecciones legislativas francesas, este 7 de julio de 2024, en París. Foto: EFE
Personas reaccionan a los resultados de las elecciones legislativas francesas, este 7 de julio de 2024, en París. Foto: EFE

Publicado el

Por: Reynol González

PARÍS, Francia.- En una jornada electoral que tomó por sorpresa a analistas y votantes, la izquierda francesa ha emergido como la gran triunfadora de las elecciones legislativas, superando al bloque macronista y relegando a la ultraderecha de Marine Le Pen al tercer puesto.

Ver nota:
Francia: Ultraderecha de Marine Le Pen se adelanta en elecciones

Esta inesperada reconfiguración del escenario político anticipa una Asamblea Nacional profundamente dividida y sin mayorías claras, introduciendo un período de incertidumbre para la gobernabilidad de Francia.

El Nuevo Frente Popular (NFP), una coalición que incluye a socialistas, comunistas, ecologistas y la más radical La Francia Insumisa (LFI), logró captar entre 195 y 208 diputados, según las proyecciones más recientes.

Este resultado marca un cambio dramático respecto a los resultados de la primera vuelta, donde la ultraderecha parecía haber asegurado una ventaja sustancial.


El bloque macronista, aunque sufrió una caída notable de escaños, pasando de 250 a entre 161 y 169, logró mantenerse en un sólido segundo lugar. Este desempeño, aunque por debajo de sus expectativas, es mucho menos severo de lo que los primeros sondeos de la segunda vuelta sugerían, manteniéndose como un bloque significativo en la nueva configuración parlamentaria.

Por otro lado, la Agrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen, que había sido la gran favorita tras la primera vuelta con un 33.15 % de los votos, se quedó con un rango estimado de 135 a 143 diputados.

Aunque el RN no logró la mayoría esperada, el partido alcanzó un resultado histórico, mejorando considerablemente los 89 escaños que obtuvo en 2022 y los 8 de 2017.

El partido conservador Los Republicanos (LR), pese a algunas deserciones hacia el RN, consiguió mantener su presencia con alrededor de 63 escaños. Este resultado les permite seguir siendo un actor relevante en el escenario político francés, a pesar de las fuertes divisiones internas y la presión de la ultraderecha.

Con una participación electoral cercana al 67 %, la más alta en varias décadas, queda claro que los votantes se movilizaron en masa para frenar el avance de la ultraderecha, que había logrado una victoria significativa en la primera vuelta celebrada el 30 de junio. Esta alta participación subraya la importancia que los franceses asignaron a estas elecciones en la configuración de su futuro político.

En una Asamblea de 577 diputados, donde la mayoría absoluta se establece en 289 escaños, los resultados sugieren que ningún bloque alcanzará esta cifra sin establecer pactos, lo que plantea un desafío considerable en un país con poca tradición de coaliciones formales. Los vetos del bloque macronista y los conservadores hacia LFI, que se espera tenga más de 80 diputados, complican aún más el panorama de posibles alianzas.

El inesperado giro que dieron los resultados fue recibido con entusiasmo por los simpatizantes de la izquierda, quienes se reunieron en la emblemática Plaza de la República para celebrar lo que consideran un triunfo histórico. La proyección de Ifop para TF1 y LCI sitúa al NFP con 180-215 diputados, más otros 10 escaños para independientes de izquierda, claramente por delante del bloque macronista con 150-180.

Ver nota:
Participación en legislativas francesas alcanza 59.71 %, la más alta desde 1981

Este vuelco electoral, más allá de la distribución de escaños, refleja una movilización significativa de los votantes en torno a la izquierda y un rechazo contundente a la perspectiva de una mayoría ultraderechista en el parlamento, planteando un nuevo escenario político que requerirá de negociaciones y compromisos para garantizar la gobernabilidad en Francia.

Noticias Relacionadas