Lo mejor de la información de México y el mundo
Facebook POSTA header X POSTA header Instagram POSTA header Youtube POSTA header TikTok POSTA header
México

Xalapa enfrenta severa crisis hídrica tras cierre de manantial en El Castillo

Habitantes de El Castillo han bloqueado el acceso al manantial clave, argumentando que la sequía lo está secando. Esta acción ha intensificado la escasez, afectando a miles de ciudadanos.

Publicado el

Por: Rosalinda Morales

XALAPA, Veracruz.- La capital de Veracruz, Xalapa, enfrenta una crisis hídrica sin precedentes, agravada por la reciente acción de los habitantes de El Castillo, quienes han cerrado el acceso al manantial local que sirve como una de las principales fuentes de agua para la ciudad. Esta situación, documentada en videos por los pobladores, ha exacerbado la ya crítica escasez de agua, obligando a la capital a depender aún más del suministro diario de pipas.

Ver nota:
Se reúne Nación Orgullo con colectivos de Xalapa, escuchan sus necesidades

Desde hace varios días, Xalapa ha estado bajo un régimen de tandeos de agua, una medida implementada para racionar el suministro debido a la sequía que afecta las principales subcuencas de la región. La ciudad, que creció exponencialmente en las últimas décadas hasta contar hoy con más de 600 colonias y medio millón de habitantes, se abastece principalmente de las subcuencas del Río Pixquiac y el Río Huitzilapan. Ambas fuentes han visto reducirse drásticamente su caudal en esta temporada de estiaje, obligando al ayuntamiento a implementar restricciones severas para conservar el agua disponible.


Ayer, la situación se tornó más crítica cuando los residentes de El Castillo decidieron bloquear simbólicamente el manantial local, argumentando que la extracción excesiva de agua por parte de los piperos estaba secando el afluente. Esta acción, que ha detenido el acceso de pipas al manantial desde entonces, fue motivada por la preocupación de que el uso continuo del manantial podría agotarlo por completo.

Héctor Daniel Ceballos Rivera, líder de la agrupación 'Piperos Unidos del Castillo', destacó la gravedad de la situación.

“Es un problema de crisis social ya”, declaró, explicando que los piperos llevan décadas abasteciéndose de este manantial, pero la sequía ha incrementado la frecuencia de sus viajes. Según Ceballos, los 20 piperos que forman parte de su agrupación dependen de este manantial como la única fuente viable de agua para sus operaciones, que ahora son cruciales para mantener el suministro en Xalapa.


Para mitigar el impacto ambiental y restaurar la confianza de la comunidad, los piperos han ofrecido reforestar la zona afectada. Sin embargo, los residentes de El Castillo han rechazado esta medida, preocupados de que el continuo acceso de las pipas agote el manantial, lo cual podría tener consecuencias devastadoras para la ecología local y el suministro futuro de agua.

La disputa ha generado tensiones significativas en la comunidad. Los piperos distribuyen entre 100 y 150 pipas diarias en Xalapa, abasteciendo no sólo a hogares, sino también a comercios, restaurantes, gasolineras, hospitales como las clínicas 11 y 56 del IMSS, escuelas e iglesias. Cada pipa cobra un promedio de 700 pesos por carga, un costo significativo para los habitantes de Xalapa, quienes ya enfrentan los retos de la escasez de agua.

Ceballos también denunció que el agente municipal de El Castillo, Oscar Luna, ha contribuido al problema al intentar imponer un cobro exorbitante de 10 mil pesos por pipa. Esta medida, rechazada por la asamblea ejidal, fue una de las razones que llevó a los habitantes a bloquear el manantial, intensificando así la crisis.

La sequía que afecta a las subcuencas que abastecen a Xalapa no es un problema nuevo, pero la situación actual ha llevado la demanda de agua a niveles sin precedentes. La ciudad ha dependido históricamente de las aguas del Río Pixquiac y del Huitzilapan, que en conjunto suministran la mayor parte del agua a la región. Sin embargo, con la reducción en el caudal de estas fuentes, la dependencia de los piperos y sus abastecimientos temporales se ha vuelto esencial.

La crisis actual subraya la necesidad de una gestión hídrica más sostenible y una planificación a largo plazo que pueda prevenir conflictos como el que se vive ahora en El Castillo. Mientras tanto, los habitantes de Xalapa esperan con ansias una solución que les permita enfrentar el estiaje sin el temor constante de quedarse sin el recurso más esencial de todos: el agua.

Comparte esta nota Copiar Liga
URL copiada al portapapeles
Noticias Relacionadas